15 ago. 2018

INFORMACIÓN GATOS: INMUNODEFICIENCIA FELINA

CONVIVIR NO SIGNIFICA CONTAGIARSE.

Los gatos positivos de FIV (inmunodeficiencia felina) y los gatos negativos pueden convivir sin riesgos tomando una serie de precauciones. Los gatos positivos pueden vivir una vida larga, saludable y relativamente normal sin absolutamente ningún síntoma. Y pueden convivir con otros gatos con muy pocas posibilidades de contagiarse entre sí. Según un estudio publicado por el The Veterinary Journal, y basado en la convivencia de gatos rescatados, se ha demostrado que el sacrificio de miles de gatos por un resultado positivo ha sido injustificado e inútil. 



Es una enfermedad exclusivamente de gatos, que no puede ser transmitida a seres humanos ni a otros animales. Es un virus lento que afecta al sistema inmunológico durante largo periodo de tiempo. Una vez contagiado se pueden dar tres escenarios posibles:
- INMUNE AL VIRUS: el gato infectado puede combatir la infección y conseguir ser totalmente inmune
- PORTADOR: convertirse en un portador que nunca enferma
- AFECTADO: terminando con un sistema inmune comprometido pero que no presenta ningún síntoma ni provoca ninguna pérdida en la calidad de vida del animal. Esto es que el sistema de defensas se ve mermado y es propenso a infecciones por varias vías, y a una mayor sensibilidad de su organismo. Lo cual, mediante revisiones periódicas, una buena alimentación y calidad de vida, puede ser compatible con una vida larga y normal.


Transmisión del FIV
El FIV no se contagia fácilmente. No se puede transmitir a través de los areneros, comederos y bebederos, ni por acurrucarse juntos y jugar. La enfermedad sólo se transfiere a través de una mordedura que traspase la piel donde el virus –presente en la saliva- es inoculado en el torrente sanguíneo (debe de haber transmisión de sangre, por lo que el ataque debe ser considerable). El virus del FIV es muy frágil y no vive por mucho tiempo una vez está fuera del organismo, por otra parte la membrana mucosa forma una barrera bastante eficaz contra el virus, por lo que incluso si algunos virus entrasen en la boca del gato, es muy improbable que atraviesen la membrana mucosa. Se ha sugerido que para que el virus realmente infecte al gato cuando entra por la boca, se necesitaría una cantidad diez mil veces mayor de virus presente para que pudiera lograr una infección central. Además, está estudiado y comprobado que los gatitos nacidos de una madre positiva FIV raramente son infectados con el virus. En el útero están protegidos por la placenta y, una vez han nacido, la membrana mucosa les previene de la transmisión, a pesar de que el virus está presente en la leche materna.


- CONVIVENCIA: la esterilizacón de los animales de la casa reduce la agresividad, evitando la probabilidad de contagio. Además se pueden realizar las adaptaciones mediante fases poco agresivas para garantizar un ambiente no violento (FASES: https://www.facebook.com/velillagatuna/photos/a.762778320507869.1073741848.232109633574743/762952407157127/?type=3&theater)
- VACUNAS: es muy importante tener a nuestros gatos al día con la cartilla de vacunación para evitar el pequeño porcentaje de contagio. De esta forma reforzamos sus sistemas de lucha contra el virus por si entraran en contacto con el torrente sanguineo. 


Miles de animales han sido condenados por un simple positivo, en Velilla Gatuna contamos con varias familias que han adoptado a un POSITIVO y son un hogar feliz lleno de ronroneos. Desmontemos el mito: VIVE EN POSITIVO, ADOPTA EN POSITIVO.